Pareja sin morir en el intento 2
Vivir en pareja
enero 12, 2016
Hablando en positivo Para el blog
Hablando En Positivo
enero 18, 2016
Mujer Espejo2

Dialogo entre la Mujer y el Espejo.

Mujer: Buen día ¿cómo me ves hoy?
El espejo: Depende.
Mujer: ¿Depende de qué?
El espejo: De lo que quieras escuchar.
Mujer: No entiendo.
El espejo: ¡Ese es el problema!
El espejo: ¿Quieres  diga lo que yo veo? ¿o lo que tu ves?
Mujer: ¿Puedes describir ambas imágenes?
El espejo: Si.
Mujer:  ¿Qué veo yo?
El espejo: Tu ves cada mañana a una mujer que debe pasar largas horas frente al espejo buscando una aprobación, ella se viste y arregla para satisfacer a los demás, para estar a la moda y competir con las mas jóvenes, porque considera que la lozanía es mas importante que la inteligencia, visualiza cada arruga como una amenaza para estar fuera de mercado y una cana un atentado a la belleza eterna, una mujer luchando contra cada gramo de su cuerpo como si ellos fueran su peor enemigo, alguien que busca defectos donde no existen, y no es capaz de ver su perfección en lo perfecto.
Mujer: ¿Qué ves tu?
El espejo: Un ser humano maravilloso, con el brillo de la madurez en sus ojos y glamour al caminar, ese brillo y glamour que solo se le otorga al privilegio de tener la experiencia y los años. Seguridad en sus palabras, esa seguridad que todos anhelan y ella no valora, una mujer luchadora  capaz de levantar a una familia, un corazón lleno de bondad en cada gesto o expresión, una mujer persistente e incansable hasta lograr los objetivos, una mujer ¡hermosa! empeñada en no reconocer que es única e irrepetible, una mujer que ve cada año como una desventaja, y no entiende que la belleza de la mujer no es una ecuación matemática entre los kilos y la edad, y  por lo tanto no existe ni la edad perfecta ni el peso perfecto para ser hermosa.. Una valiosa mujer la cual necesita a un pobre espejo como yo, inerte y colgado en una pared para reflejarle la imagen que todos ven, menos ella.

Comienza a ver tu vida y tu imagen con los ojos del corazón, agradeciendo a Dios y a la vida por los años que tienes, deja de buscar la aprobación a través del espejo de la sociedad. Ese día descubrirás lo hermosa que eres sin importar los años, las canas o tus arrugas.

Mujer Espejo3

Reflexiones..

Con Cariño.

Harriett.

Código de registro: 1611049754930
Harriett
Harriett
“Una mujer con algunos títulos académicos obtenidos y objetivos logrados. Pero lo más importante de mi, es la perseverancia por crecer día a día, la capacidad de levantarme en las caídas, el titulo de madre que ya lo tengo pero la especialización jamás termina. Soy hija, hermana, tía, prima, sobrina, suegra y amiga, un ser humano como cualquiera de ustedes, con retos, aciertos y desaciertos. Amo la libertad, y mi sueño más grande ‘El despertar de la humanidad’.”

7 Comments

  1. Maria Jesus dice:

    Buenos dias, me gustaría saber quien es la autora, o autor de esta reflexión de la mujer y el espejo. Muchísimas gracias. Un abrazo. Maria Jesus.

    • Harriett dice:

      Buenos días Maria Jesús, inmensamente complacida de tu visita en mi espacio web, un lugar de reflexión, dirigido al crecimiento personal y el despertar del espíritu. Con relación a la autoría de la reflexión “Dialogo entre la mujer y el espejo” es mía, así como la del resto del contenido del espacio web, obviamente restando algunos conceptos en un par de artículos.
      Si te gusta el contenido y las reflexiones, te invito a visitarme en mi Instagram (despuesdemiotravezyo). Acabo de publicar un libro llamado “Los 9 escalones”, Un encuentro con mi verdadero Yo. Una reflexión de la vida desde la primera hasta la ultima pagina (de venta a través de Amazon)

      Saludos para ti y mis mejores pensamientos.
      Harriett-

  2. Leandro Delgado dice:

    Harriett:
    Mucho me ha gustado tu publicación y me inspira para hacerle un poema. Me gustaría saber si me autorizas hacerlo, tomando todo o parte del contenido y por supuesto haciendo mención que la reflexión es de tu autoría. Atentamente Leandro Delgado Miranda

    • Harriett dice:

      Hola Leandro:
      Me complace que mi reflexión “Dialogo entre la mujer y el espejo” sea musa para la creación de un poema, este escrito ha sido para mi, motivo de muchas satisfacciones, cantidad de veces ha sido replicado y traducido en otros idiomas.
      Tu solicitud para mi es motivo de total alegría, esta es la tercera vez que autorizo sus lineas sean utilizadas para ser expresadas a través de diferentes formas del arte, solo te solicito que por favor cuando publiques tu poema, me lo hagas llegar a mi correo y como bien lo expresas, menciones que esta reflexión es de mi autoría.

      Y espero pronto, poderme deleitar con tu poema.

      • Leandro Delgado dice:

        Harriett, que gusto me da el que haya autorizado para que le haga el poema a esta maravillosa reflexión. Muchas gracias.
        A continuación, lo pongo a su consideración, espero sus comentarios.

        EL CONCEJO DEL ESPEJO PARA LA MUJER
        La autora de esta bella reflexión es Harriett
        código de registro 1611049754930
        El poema que sigue es publicado con permiso de la autora.

        Leandro Delgado Miranda

        Una preciosa mujer, vanidosa, como todas las bellas,
        se paró ante su reflejo, para indagar por las doncellas.
        ¿cómo me ves hoy? Presumida preguntó a su espejo,
        – Depende, le respondió éste, sin complejo.
        – ¿Depende de qué? – De lo que quieras escuchar.
        – No entiendo – dijo la beldad, queriéndose alabar.

        La cornucopia dijo – ¡Ese es el problema! ¿digo lo que veo?
        ¿o lo que tú ves? ¿o lo que tú crees o lo que yo creo?
        Puedo describir ambas imágenes, pero, lo que veo, te diré:
        Vienes a mi cada mañana y pasas largas horas bailando el minué.
        Buscas desesperadamente una aprobación de tu figura,
        inicias con tu pelo, luego tu rostro y al final con la cintura.

        -Te vistes y arreglas para satisfacer a los demás, para estar
        a la moda y competir con las más jóvenes y de emoción vibrar.
        Crees que la lozanía es más importante que la inteligencia,
        visualizas cada arruga como una amenaza para tu adolescencia.
        Una cana, un atentado a la belleza eterna, eres una mujer luchando
        contra cada gramo de tu cuerpo, como si te estuvieran perjudicando.

        -Veo a alguien en ti que busca defectos donde no existen y no es
        capaz de darse cuenta que su belleza en lo perfecto de su tez.
        Yo quisiera ver en ti al ser humano maravilloso,
        con el brillo de la madurez en tus ojos y con glamour grandioso,
        ese encanto que solo se le otorga a quien tienen el privilegio
        de tener la experiencia y los años sometidos como un sortilegio.

        -Que haya seguridad en tus palabras, la que todos anhelan
        y que no valoras, quiero ver a una mujer por la que todos penan.
        Que levante una familia, con un corazón lleno de bondad
        en cada gesto y expresión, una mujer con autoridad.
        Persistente e incansable hasta lograr los objetivos,
        una guapa mujer llena de hermosos calificativos.

        -Te veo empeñada en no reconocer que eres única e irrepetible,
        que ves cada año como una desventaja y te vuelves insensible.
        Alguien que no sabe que la belleza de la mujer no es una ecuación
        matemática entre kilos y edades, ambos se leen con el corazón.
        Por lo tanto, no existe ni la edad ideal ni el peso perfecto
        para ser hermosa. A la mujer se le respeta por su intelecto.

        -Créeme que no necesitas de un pobre espejo como yo, inerte
        y colgado en una pared para que quieras bella verte.
        Todos ven, menos tú, la mejor imagen, la de tu alma,
        la que, realmente es tu vida y se refleja la calma.
        Agradécele a Dios y a la vida por los años que tienes,
        deja de buscar la aprobación de los demás y olvida tus desdenes.

        – Ese día descubrirás lo hermosa que eres sin importar
        los años, las canas o las arrugas, así te han de amar.
        A una mujer no se le aprecia por los títulos obtenidos,
        sino por cómo logró alcanzar todos sus objetivos.
        Lo más importante, es la perseverancia por crecer día a día,
        la capacidad de levantarse en las caídas y lo demás es bobería.

  3. Gaby Renteria dice:

    Muy bonita reflexión gracias me encantó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *